L'Opeck Club
Presents

StarTreCk

"U n a u t h o r i z e d   B i o g r a p h y"
L'Opeck. Dios Inmortal.



El universo, un lugar infinito donde billones de razas conocidas y
desconocidas viven y conviven en plena armonía cósmica. Un lugar donde
los dioses crecen y proliferan. Un lugar donde el caos sólo reina de eón
a eón, hasta que llegó él.

[U.S.S. Patriot]

Cpt.M'Teg: Cuaderno de bitácora. Hemos encontrado lo que parece ser los
           restos de una nave de salvamento de raza desconocida. La
           computadora no ha podido descifrar el tipo de material de su
           casco ni su procedencia, lo ha catalogado como algo similar a
           un cruce entre Cardasianos y Ferengis conocidos. He enviado
           un equipo de misión para que investigue.

[Equipo de misión]

Burzo    : [Primero de abordo] Pongan los phasers a aturdir.
Jess     : [Oficial Médico] Detecto senyales de vida muy débiles por
           allí [Senyalando a la izquierda]
Duhan    : [Desde el suelo, después de tropezar] ­Sr.!
           [Refiriéndose a un cadáver] Qué demonios...
Jess     : [Saliendo corriendo] Las senyales se debilitan...
Burzo    : ­Jess! ­Espere!
Jess     : ­Duhan! ­Rápido! ­Necesito su ayuda para mover esta chapa!

[Duhan, un humanoide de la raza de los Talantos, una raza dotada con una
 increíble fuerza pero con un aspecto débil, levanta la pesada chapa como
 si se tratara de un trozo de plástico. Debajo de ella se descubre algo
 que parece como una cámara de incubación.]

Jess     : ­­­Por todos los Dioses, es un ninyo!!!
Burzo    : [Apretando el ICom] Cpt. Hemos encontrado lo que parece ser
           un superviviente. Pido permiso para subirlo abordo.
Cpt.M'Teg: [Desde el ICom] ­Negativo! Antes debe ser reconocido allí
           abajo. No podemos exponer a toda la tripulación a algo
           desconocido.
Jess     : Maldito seas, M'Teg: ­­­Es sólo un ninyo!!!
Cpt.M'Teg: ­Jess! Ya conoces las normas, y no podemos actuar a la ligera.
Jess     : ­Demonios! ­Si lo dejamos aquí un instante más morirá!
Cpt.M'Teg: ­Muy bien! ­Tú ganas! Que lo suban dentro de un campo de
           fuerza... ­y a ustedes les quiero en cuarentena hasta
           nueva orden!
Jess     : [Apretando el ICom] Jess a enfermería, preparen Código Azul.

[Esto fue lo último que se recibió de la U.S.S. Patriot, a partir de ahí
 la nave fue envuelta en una completa oscuridad informativa. Nada salió
 ni se recibió de sus centros de transmisión.]

[Planeta Tierra. Fecha Estelar ##NO FACILITADA##.]

[Una pareja se encuentra en el centro de adopción del barrio #665,
 esperando la visita del agente encargado. Ambos parecen nerviosos,
 después de 5 anyos de espera, recibieron un msg indicándoles que se
 presentarán al día siguiente. Una Talariana abre la puerta, lleva
 consigo un fajo de films. Se sienta en frente a ellos y les presenta
 una carpeta.]

Agente   : Si tienen la bondad de poner su código de identificación en
           la parte resaltada, terminaremos con esta entrevista.
Mujer    : ...y podremos ver al ninyo ya...
Agente   : Por supuesto.
Hombre   : ...y nos lo podremos llevar.
Agente   : Una vez que termine con este trámite, ya serán padres.

[La pareja cruza una tierna mirada, algo que expresa un deseo por fin
 alcanzado. Sus suenyos en realidad, después de tanto tiempo]

Agente   : Si tiene la bondad de seguirme...

[Se alzan todos y salen por la única puerta del despacho. Pasan pasillos
 llenos de las mismas puertas, se supone que detrás de cada una de esas
 puertas hay otra pareja como ellos que están en las mismas condiciones,
 tal vez, incluso, con la misma fortuna. Por fin llegan a una puerta en la
 cual la agente golpea tres veces, una voz de ninyo en su interior les insta
 a entrar. La luz de la habitación brilla por su ausencia. La persiana está
 bajada, dos velas iluminan desde el suelo lo que parece ser una especie
 de camastro. Ninguna silueta asoma a esa tenue luz.]

Agente   : L'Opeck... quisiera presentarte a una personas.

[El silencio inunda la habitación]

Agente   : Estos son tus nuevos padres, el senyor y la senyora Korven.
           [Palpando hacia el interruptor]

[Se iluminan dos globos opuestos a cada esquina de la habitación,
 haciendo que ésta se ilumine por completo. Hay un ninyo de espaldas a
 ellos, tumbado en el camastro. Lentamente, el ninyo comienza a volverse.
 Los senyores Korven cogidos de la mano no pueden aguantar su impaciencia
 de tantos anyos, ­POR FIN UN HIJO PROPIO!]

Sra.Korven: AAAAAAAAAARRRRRRRRRRRRGGGGGGGGGGHHHHHHHHHHHHH!!!!

[Parvulario público de I'mtar]

L'Opeck : Esta nave es mía.
Ninyo.1  : [Llorando] ­No! ­Es mía! ­­Me la ha regalado mi papá!!
L'Opeck : ­Tu papá no es nadie! ­Yo lo puedo destrozar cuando quiera!
Ninyo.1  : No es verdad, ­mi papá, el embajador Klingon, es más fuerte
          que tú!
Ninyo.2  : [con un grupo de ninyos detrás] ­Devuélveme mi lápiz!!
L'Opeck : ­Ahora es MI lápiz!

[Colegio medio de Mitar-3]

L'Opeck : ¨Y bien que decíis?
Ninyo.1  : Es que es mucho dinero.
L'Opeck : Es un trato justo por recuperar vuestro _nuevo_ código de las
          taquillas.
Ninyo.2  : ­­­Pero nunca dijiste nada de pagar por mantener el código en
          secreto!!!
L'Opeck : ¨Qué te crees tú? ¨Que una empresa puede ir hacia delante sin
          pagar los gastos y a los operarios? ­­­L'Opeck Unlimited es una
          empresa leal para sus trabajadores!!!
Ninyo.3  : ­­­Pero si sólo tú formas la empresa!!!!
L'Opeck : Eso no importa, es lo de menos, ante todo tengo que seguir la
          Ley al pie de la letra, y si la Ley especifica pagar el
          salario mínimo a los trabajadores, ­me pagaré el salario
          mínimo!
Ninyo.4  : [Con un papel en la mano y poniéndoselo delante de la cara]
          Pues el artículo 341 Sección 12 de Defensa del Consumidor,
          establecido en tu pre-contrato, establece que en cualquier
          momento, y leo textualmente, ®en cualquier momento un
          contratado puede recuperar el código de su taquilla anulando
          el contrato inicial¯.
L'Opeck : [Sonriendo] Este artículo lo anula el nuevo código vigente
          para el usuario, como demuestra el acta redactada en la reunión
          celebrada esta misma manyana por la Junta de Directivos de
          L'Opeck Unlimited.

[
Sus relaciones con el sexo opuesto a él (todavía de sexo desconocido)
fueron escasas. Más bien se dedicaba a la venta de suministros de aseo a
coste elevado. Era el único proveedor de toda la vecindad, ya que las
tiendas de sus alrededores habían cerrado por actividades ilegales
descubiertas en ella, L'Opeck tuvo mucho cuidado en introducir productos
ilegales, licores prohibidos, revistas clasificadas y llamadas anónimas a
sanidad y salud pública.
]

[Instituto de Ciencias Políticas y Diplomacia. Aula de Nivel 3. Un grupo
 de estudiantes está atendiendo a las explicaciones del profesor, de
 entre ellos hay uno que está mirando por la ventana. El profesor se da
 cuenta y le llama la atención.]

Profesor : ­L'Opeck! ¨Qué harías tú en este caso?
L'Opeck  : Yo nunca hubiese dejado que su Embajada se estableciera en
           mi planeta y habría enviado naves de guerra a su planeta natal 
           para darles una reprimenda.
Profesor : [Estupefacto] Pero si sólo estabamos tratando la hipóteses de
           que unos posibles Borg en decadencia cambiaran su forma de
           vida...
L'Opeck  : Por eso mismo, ­antes de dejarles cambiar hay que exterminar!

[Después de acabar sus estudios, por aburrimiento de sus ensenyantes y
 graduado aparte del grupo, L'Opeck decide apuntarse al Centro de
 Recursos Interestelares para la Búsqueda de Nuevos y Primeros Contactos]

[Primer contacto con el Planeta Lutus-2. La sociedad del planeta tiende
a la absoluta calma, al pacifismo y hacia un sociedad de democracia.]

L'Opeck  : [Siendo teletransportado a la sala del Presidente del mundo]
           Saludos, desde la Tierra.
Presi.   : [Atónito]
L'Opeck  : ­­No se asuste por favor!! Hemos venido en son de paz para
           implantar nuestro sistema pólitico-económico-religioso en su
           decadente sistema actual. Somos una raza totalmente superior
           a ustedes en cualquier campo, por lo tanto, exigimos su total
           obediencia y sumisión.

[Al poco tiempo de su primer contacto con Lutus-2 se inició una guerra
interplanetaria provocada, según las malas lenguas, por la ignorancia de
ESA sociedad decadente y imperialista. Cada bando tomó ese rumor como
relativo a su enemigo. L'Opeck fue despedido con una cláusula de rescisión
de contrato que él mismo había redactado.

Después de aquello L'Opeck se fue a vivir con sus ancianos padres, que
murieron a los pocos días del reencuentro. El médico forense apuntó una
muerte insólita y desconocida hasta ahora, también apostó que la emoción
del reencuentro había causado una parada TOTAL en sus sistemas biológicos.

L'Opeck vendió la casa y se compró una nave estelar. La tripulación la
encontró en el barrio más pobre de Poros, una sociedad dedicada
exclusivamente al ocio, ya que nadie trabaja y todos vivían del aire.

Fue fácil dominarlos, lo difícil fue hacerles trabajar. De su nueva
tripulación nació un mito. La figura de un Dios reencarnado en carne y
presente en aquella misma nave. L'Opeck había creado un clima adecuado
para esa nueva divinidad, incluso él mismo había bajado muchas veces a la
cubierta de ocio disfrazado como uno de ellos para difundir el rumor.
Después de aquello toda la tripulación creyó firmemente en su Cpt. como en
EL Dios. L'Opeck creó una nueva religión TreCkORG y la difundió por todos
los rincones de su propio universo conocido, todo ello cerca del sector
Korven (nombre otorgado en honor a sus difuntos padres por haberle sacado
de su reclusión del Centro Preventivo de Jovenes Violentos y
Reincidentes).

Hasta que llegó el Calvo, todo funcionaba a las mil maravillas, la Flota
Electrónica ya no lo reconocía como ser vivo y su aparente muerte estaba
corroborada por unos testigos que el mismo había comprado para apaciguar
la inquietud de la Flota Electrónica.

El Calvo llegó en una flamante nave. Una nave que por el mero hecho de
estar en SU espacio ya le pertenecía. El Calvo intentó dialogar con él
para intentar apaciguarle, y no notó en él la típica deidad que le daban
sus súbditos/esclavos, se atrevió a dirigirle la mirada y la palabra en
pie, ­­en ningún momento se arrodilló!! ­­Tenía que ser castigado!! Por
eso se le concedió la posibilidad de ser juzgado, simplemente para que
creyera que su nuevo Dios podía ser benévolo.

Sólo porque era un miembro de la Flota Electrónica creo para él un
juicio que por supuesto se aseguró ganar, lo más lógico era crear
clones de él mismo para que así no hubiesen fallos de última hora y
que pensaran y actuaran como él. Algo que sólo se le podia orcurrir
a un Dios como él.

Todo fue como esperaba, la tripulación fue expulsada del sistema. No
obstante en su huida le dejaron un pequenyo regalo que le emocionó
profundamente, un tripulante de la misma nave se había quedado en el
sector con él, seguramente para complacerle como intercambio momentáneo.
La persona en cuestión respondia como Güesli Crusher, un alférez todavía
en proceso de formación.]

Güesli   : He sido enviado en una misión de alto secreto asignada por el
           Cpt. Picard.
L'Opeck  : ¨Y cuál es esa misión?
Güesli   : Alférez Güesli Crusher, número de serie 1701-696#13
L'Opeck  : Muy bien, veo que tu entrenamiento es notable; ¨Qué es lo que
           sabes hacer? ¨Para qué estás entrenado?
Güesli   : Todos mis companyeros me reconocen como un intelecto afín o
           superior a ellos, en algunos momentos.
L'Opeck  : ¨En que estás especializado?
Güesli   : Mis tendencias son varias, de entre ellas me gusta mucho la
           sección de Ingenieria y Microtécnica.
L'Opeck  : ­Es decir, un Trust Cerebral!

[
Con aquel supuesto oficial de la Flota Electrónica, obtuvo muchos
ratos de placer. Su mente planeó miles de castigos inimaginables
que él acató con singular alegría. Nunca supuso que algo tan pueril como
limpiar los cilindros en plena potencia de TransWarp le llegara a
agradar tanto. Incluso lo colocó en el morro de la nave para que pudiese
apreciar de cerca la colisión de la basura estelar con la nave. De todo lo
que planeaba, él le sacaba algún provecho científico. Incluso pensó en
matarlo y distribuir su miembros por la Galaxia como ejemplo para los
demás, pero se le ocurrió algo mejor, algo que superaba cualquier
mutilación: devolverlo a quien se lo había entregado... Realmente estaba
complacido por su terrible mezquindad!!!

No tardó mucho en recibir noticias de su companyero, el NEK 1, que
arrodillándose ante él le declaró su obediencia, así como el msg que
traía consigo:
]

NEK_1    : El cpt. Picard ha sido obligado a aceptar tu expulsión. Su Big
           Boss ya ha efectuado los arreglos pertinentes. Además, volverá
           a tu divino sector para mostrar sus más sinceras disculpas.

[
Las disculpas no tardaron mucho en llegar. Geordi y Data habían ideado un
plan para contraatacar con la energía que les inundaba L'Opeck. El sistema
era sencillo, reenviar con permiso de #CENSURADO# al espacio exterior toda
la basura, esperando que los demás seres del universo también acudieran a
la cita. A consecuencia de esto, llegó una nave insignia, la Help 348, la
cual L'Opeck no tardó en inundar con falsas afirmaciones. De nuevo el
Enterprise se encontraba sola delante de su nave, pero no tuvo en cuenta
una brecha abierta durante el combate, en la cocina de L'Opeck. Por allí
accedió el equipo de moda: Data, Worf, Geordi y Riker, para intentar
descubrir los más insignificantes detalles de aquel nuevo contacto. Su
descubrimiento fue espectacular, descubieron que en la Nave de L'Opeck no 
había ningún tripulante, todos eran hologramas que en ese instante estaban
apagados.

La tripulación había ido escapando de L'Opeck, sin que él se enterara. Con
la ayuda de Data pudieron llegar al Puente de mando, donde redujeron al
pseudo-omnipotente ser, al cual ataron con listados de sus propios msg
basura. El precio de esa batalla fue muy alto, la reincorporación del
desaparecido Güesli Crusher a la tripulación. L'Opeck fue internado en el
Planeta St. Boi.

Allí en St. Boi fue estudiado con admiración, nadie había visto nada como
aquello. Aquel ser creía ser un Dios reencarnado, un Dios con poder.
Allí en el centro sus meras órdenes fueron reducidas a acciones con
munyecos. Tuvo una larga estancia, hasta el día de su reincorporación al
servicio activo. Su cura fue espectacular, duró tan sólo 24 horas con un
nuevo medicamento que se autodestruyó después de esa prueba. Nadie ha
vuelto a sufrir/recuperarse gracias/por desgracia a ese revolucionario
producto.

Según el informe oficial, el ser/cosa L'Opeck fue readmitido por el
mundo normal como si no hubiese pasado nada, según rumores del propio
centro hospitalario L'Opeck tenía amigos influyentes que le ayudaron a
salir, según la versión de L'Opeck: ®­­­Yo no he ordenado ningún rumor!!!¯

L'Opeck fue abducido para una misión de vital importancia para el
Imperio romulano. Una misión que le obligaba a viajar al pasado, por
razones obvias. ste fue el primer salto temporal de L'Opeck, nunca se
acostumbraría a ser distorsionado y dilatado para entrar por la
dimensionalidad. Su misión era clara: ®Destruir todo capitán y nave que
que llevase el nombre de Enterprise¯. Así que fue a enfrentarse a uno de
los únicos personajes que nunca ha perdido en toda su historia, incluso
haciendo trampas, James Tiberius Kirk.

Para ello L'Opeck tuvo la inestimable ayuda de unos Borg del futuro y
la mejor nave Klingon remodelada por los Romulanos, algo que podría
infundar un increíble temor a cualquier nave del pasado si supiese lo que
se le avecinaba. Los romulanos disenyaron un plan capaz de desafiar
cualquier predicción, accidente o malinterpretación de cualquier persona
prestada al mundo de la presciencia.

El encuentro con el Enterprise fue fortuito. La nave de L'Opeck nada más
aparecer en su sector de origen, sector Korven, chocó literalmente con
ella. ­­Algo que no tenían planeado!! ­­Había que improvisar!! L'Opeck
supuso la ignorancia de sus oponentes, así que optó por su más
prácticada táctica, el temor dictatorial. Aun habiendo cometido el
primer error, continuaba con el plan, un poco avanzado del punto donde
tenía que estar.

Su msg de presentación fue claro, y se puede resumir en escasas dos
palabras que luego la historia describirá como inútiles: ®Soy Míos¯.
L'Opeck, bajo sucias artimanyas se apoderó del Enterprise gracias al
sistema de ocultación que les había dejado los Romulanos para ocultar el
Enterprise y así evitar posibles desviaciones del plan original. Todo
estaba previsto, los tenía en su poder. El plan de escapatoria de la
tripulación cautiva no tardó en llegar, los destornilladores puestos
estratégicamente en todas las celdas tuvieron su punto culminante cuando
los cautivos supieron darle el uso adecuado: ­ningún uso! Las puertas
supuestamente cerradas se abrieron de par en par cuando empujaron de
ellas.

La tripulación fue liberada y pudieron escapar hacia... ¨Hacia dónde?
L'Opeck había ocultado la nave tal como exigía el plan, ¨Hacia dónde
podrían escapar? El espacio es muy grande y las posibilidades de
supervivencia de tanta gente en un mini-lanzadera eran escasas. En este
punto, L'Opeck tuvo un culminante ataque de risa. Se reía de sus ridículos
oponentes, los tenía presos por el cuello, sólo tenía que apretar y su
futuro estaba solucionado. Pero... ­...el plan no era éste! Los
tripulantes tenían que destruir por sus propios medios un planeta
protegido por la Flota Electrónica.

Y el plan continuaba con un cien por cien de fiabilidad.

Los pobres tripulantes del Enterprise fueron recapturados y puestos bajo
confinamiento en una nueva Enterprise. Su capitán; un Borg. Ahora todo
funcionaba, una vez que destruyesen el planeta St. Boi y diesen a conocer
quién lo había hecho nadie podría crear de nuevo una nueva tripulación
como ésta y menos permitir crear otra nave con el nombre de Enterprise o
similar. En el último instante algo falló, o... ¨estaba planeado? Los
nuevos Borg cambiaron su sistema de multitarea a monotarea, con lo cual la
tripulación que estaba cautiva estaba semi-libre rondando por la nave sin
que nadie les vigilara. Maese Scotty puso en marcha toda su iniciativa y
su buen corazón en tecnología de motores y reinventó el suicidio naval:
reinvirtió los canyones y los phasers para que cuando fuesen disparados
rompiesen todas las leyes físicas y fuesen disparados hacia su interior.

Consiguieron escapar antes que las defensas planetarias destruyeran la
nave Borg. Pero a L'Opeck, como buen jugador, todavía le quedaban cartas
en la manga, la I.K.C. K'Rraka hizo acto de presencia en el mundo
consciente. Las estrellas temblaron ante su paso. Allí estaba esa
mostruosidad ante la ridícula miniatura de lo que parecía ser, a un
aumento de 500% de su pantalla principal, una mini-lanzadera. ­­­El canyón
principal se accionó sin que L'Opeck hubiese ordenado nada!!!
­­­Inconcebible!!! Rodarían cabezas por esa iniciativa no ordenada ni
permitida. Ciento cincuanta mil tripulantes temblaron. Scotty, retiró sus
dedos de la consola principal después de darse cuenta de lo que había
hecho. Nunca más volvería a ver sus preciados motores, aquellos motores
con los que había pasado tantas horas buenas, tantas horas de distracción,
de buen humor, de... ...qué demonios estaba haciendo en el puente
principal con el capitán K'Ital. La tripulación había sido transportada
antes de que la mini-lanzadera hubiese sido reducida a ¨hay algo inferior
que la nada?

L'Opeck no se dio cuenta de lo que tenía detrás, pensó que el Enterprise
ya era historia y de paso el planeta St. Boi, donde había pasado tan
buenos ratos torturando a sus companyeros... ­ah! y aquellos maravillosos
clips también... Salió de sus pensamientos cuando no pudo ver su
phototorpedo colisionar con el planeta. ¨Qué había pasado? ¨Porqué no le
habían avisado? ­­­Eso no estaba en el Plan!!! Volverán a rodar cabezas,
pensó. Antes de achicharrar al tripulante más cercano se dio cuenta de que
el error había sido suyo al no ordenar que le avisasen ante cualquier
irregularidad que no estuviese dictada en su plan.

{Nota del autor: En este momento de la historia, L'Opeck ya creía
firmemente que el plan era suyo, por completo.}

Por supuesto no reconoció su error ni ante su pensamiento inicial. Giró en
redondo la nave para aniquilar a aquellos que le intentaban hacer
cosquillas. Aquellos mosquitos molestos que tenía que palmear fuertemente
contra la mesa. Cargó de nuevo artillería y se preparó para lanzar su mano
contra ellos.

La flotilla de naves, compuesta sólo por 7 naves: dos Galaxy, tres Oberth,
una Nebula y una Miranda. Ya se estaban reagrupando para el nuevo ataque.
Y no empezaron a temblar hasta que dispararon toda su artillería
disponible. El silencio del espacio fue roto por las múltiples explosiones
y algún que otro insulto de algún tripulante ya sin nervios e ido
completamente. ­Exito fulminante! L'Opeck estaba tocado. Cojeando del
sistema vital sólo podía hacer una cosa, un último aliento y pasaría a la
historia: la autodestrucción. Con ello, no sólo conseguiría llevar a buen
fin su magnífico y genial plan, sino que conseguiría llevarse por delante
a varios, tuvo que reconocerlo, buenos oponentes y capitanes. La mente de
Kirk volvía a funcionar en un uno por ciento ante el éxtasis de su acción,
sólo el noventa y nueve por ciento de su suerte le hizo intuir lo que
tenía que hacer: ­arrastrar la basura lo más lejos del planeta y de él
mismo! Humillado ante el contacto de los rayos tractores, L'Opeck no podía
hacer nada, salvo morir. Pero eso no estaba en el su plan. Antes de su
fatal fin en el presente inmediato fue teletransportado de nuevo a su
presente anterior.

La figura romulana que le había invitado a que su plan funcionase con
toda perfección estaba ante él. No podía ser, ­­la figura estaba de pie y
él tendido en el suelo!! Se alzó rápidamente para equilibrar la situación
psicológica de superioridad. Mantuvieron una guerra de miradas antes de
proceder a la palabra. L'Opeck creyó ganar. L'Opeck en un momento de
humildad cedió, de nuevo, ante otro plan ideado por esos Romulanos. Esta
vez los Romulanos lo tenían todo previsto.

Hasta ahora L'Opeck no se había preguntado ¨Porqué obedecía a esas
extranyas criaturas? ¨Porque él estaba sumergido en una letal sumisión que
podría haber dictado él a otras criaturas? No comprendía cómo podrían
haberle ®obligado¯ a hacer ese plan y ahora otro nuevo. Al final todo
llevaría a un grato objetivo que ambos compartían, pero que el orgullo de
L'Opeck no podía asumir, ­él obedeciendo órdenes de los Romulanos! Nunca
había obedecido órdenes y nunca las obedecería!! ­Se rebelaría! ¨Pero si
se revelaba no inducía a sus ®amos¯ a creer que tenían el poder sobre él?
Esa palabra, rebelión, no le gustaba porque la tenía que utilizar y él no
era un ser destinado a rebelarse, sino todo lo contrario, él estaba
predestinado a apaciguar esas rebeliones, tenía que exterminarlas como
había hecho en el pasado, con el Calvo. Con su propia tripulación. Con
J.T.Kirk. El cortaba las rebeliones, no las creaba. El castigaba a los
cabecillas y utilizaba cabezas de turco si era necesario, siempre lo era.
Nunca sucumbiría ante esa acción.

Entonces, ¨qué podía hacer? Tenía que idear un plan capaz de adelantarse a
los posibles planes que esas criaturas le habían planeado. ¨No estaría
acaso involucrado en un vicioso círculo que le obligaba a pensar otro plan
del plan planeado para él? ®Porqué mi mente es tan retorcida¯ pensó ante
el cúmulo de planes de los planes de los planes de los planes que se le
ocurrieron. ¨Qué dirección tomar? ¨Qué plan era el correcto? ¨Como
decidirlo? Tenía que pensar en algo más que un plan, algo que involucrase
los posibles planes que le estaban predestinados, pero sin alterarlos para
que no pensasen que ellos estaban en su plan. Tardó poco en discurrirlo.
Hizo mucho esfuerzo, destinó mucha energía de su autocontrol para esa
genialidad y se reconoció a sí mismo como a una propia persona. En el
momento en que se le apareció el plan y oyó el Klick de todas las piezas
del puzzle, comprendió que había superado un nivel que ninguna otra
persona había llegado a alcanzar. En este momento supo que era de una raza
muy superior a todas la conocidas y desconocidas del universo.

Se reconoció como superior a lo que los mortales denominaban Dioses. Se
transformó en algo que le influyó, por un momento, sólo un instante,
temor. Supo desde ese instante que su mente formaba el Universo. Era capaz
de dominarlo todo con un pensamiento, ­por menos que eso! Un pensamiento
tardaba eones en fluir a su consciencia. Reflejos. Eso era. Capaz de hacer
en instantes lo que los demás (llamarlos demás era demasiado familiar) lo
que los otros, tardarían miles de generaciones en conseguir. Por fin había
reconocido quién era, qué era y cómo había llegado a manos de aquellos
terrícolas que le habían aletargado su despertar divino. Pero debía
ocultarlo. Nadie ni nada podía saber en lo que se había transformado hasta
que no fuese demasiado tarde, justo en el momento en que su pie estuviese
bajo sus cuellos, entonces comprenderían que les había ocurrido, sólo en
ese instantes pedirían, ­no!, ­suplicarían clemencia! Y él, como ser
superior, como ser muy superior a esos mortales objetos que posiblemente
hayan salido de su propia mano en un momento de debilidad... ¨debilidad?
¨­ante qué!? l no era débil! Sólo en el pasado podía considerarse débil,
no ahora. No siendo lo que era en ese instante. Sólo antes esa súplica de
clemencia, capaz de hacer saltar las lágrimas a la criatura más cruel sin
glándulas lacrimanes, sólo entonces apretaría hasta en fondo ese pie tan
bien situado. l, ERA (no existen palabras reconocidas para describirlo).
Nadie ni nada podía oponerse a sus designios, deseos o acciones.

Ahora dominaba el flujo del tiempo, podía viajar, ­no!, podía hacer que
los demás viajasen a su voluntad. Dominaba las dimensiones, la materia y
la antimateria, el caos y el orden, la entropía no era para él nada más
que un simple pensamiento. El universo, una prolongación de su ser,
¨Todavía no acoplada a él? ¨Porqué? ¨Quizá no había llegado a su plenitud?
¨Le quedaba algún estadio de perfección por llenar? Si dudaba y no tenía
las respuestas ­era porque todavía no había alcanzado su perfección! Ahora
sí que tembló. Comprendió por fin. Que lo que fue y lo que era en ese
momento era simplemente una pausa, un descanso antes de alcanzar la
perfeccción, antes de llegar a ser... ­­­no podía imaginarse lo que podía
llegar a ser!!! Lo que había imaginado se desvaneció por completo, no
había razón para pensar en todas aquellas pequenyeces que se le habían
ocurrido, no existía límites dimensionales, temporales ni materiales para
explicar lo que llegaría a ser. El problema ahora era llegar a convertirse
en lo que sería. En lo que estaba predestinado a ser. ¨Qué nombre le
pertenecía ahora? L'Opeck fue un ser inútil, déspota, tonto, ingenuo.
Tenía que autodenominarse de una forma que todos las cosas inferiores lo
temiesen. Tenía que infligir temor. Tenía que ser penetrante, agudo y,
cómo no, eficaz. Dominador. Se autollamaría Dominador. Sería reconocido
por las cosas inferiores como Dominador. Ahora era él completo. No
existía. Pero era consciente. No era físico ni metafísico, estaba por
encima de ello. Ya no pensaba, era pensamiento.

La figura romulana carraspeó. ®En qué estaba pensando¯ se preguntó
L'Opeck?
]


1

1